Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Campañas de conteo de estrellas IACO 2011

Un año más la Sociedad Malagueña de Astronomía en colaboración con otras entidades y asociaciones astronómicas pone en marcha IACO, un proyecto de Investigación y Acción sobre Cielo Oscuro.

La contaminación lumínica crece en España de forma continuada. Los astrónomos profesionales y aficionados son los más conscientes de este problema que impide observar el cielo nocturno. Pero la contaminación lumínica nos afecta a todos y al medio ambiente. Una iluminación excesiva o incorrecta apuntando hacia las fachadas de los edificios, la atmósfera o el contorno exterior de las poblaciones implica un gasto enorme en electricidad, por completo innecesario. Las farolas deben tener un cierre plano y emitir toda la luz hacia abajo para alumbrar exclusivamente a peatones y vehículos y no a las ventanas de las viviendas o al campo que circunda la ciudad.

Desde el mundo amateur se viene trabajando en este problema con campañas populares de conteo de estrellas. En concreto en 2006 se inició el proyecto IACO como una iniciativa de la Sociedad Malagueña de Astronomía para concienciar a la población de los efectos negativos de la contaminación lumínica. En 2009, Año Internacional de la Astronomía, IACO pasó a ser un proyecto emblemático de carácter nacional, obteniéndose entonces registros de medidas de la calidad del cielo nocturno de más de 600 lugares en España. En la actualidad el proyecto IACO cuenta con coordinadores repartidos por diferentes provincias españolas para la organización de estas actividades y en él colaboran diferentes asociaciones astronómicas y otras organizaciones de ámbito nacional dedicadas a la lucha contra la contaminación lumínica como Cel Fosc.

El objetivo fundamental del proyecto IACO consiste en convencer a la sociedad de que hay que conseguir una iluminación de las ciudades que permita disfrutar de la observación del universo. Ello no solo implica un ahorro energético, con la consiguiente disminución del gasto económico, sino una mejora general del medio ambiente. Al tiempo que dejarían de entorpecerse las observaciones astronómicas desde la Tierra, supondría además un favorecimiento de la calidad de vida de los ciudadanos, así como la de numerosas especies animales y vegetales de hábitos nocturnos que no podemos ignorar. Privados de oscuridad, tanto unos como otros vemos alterados nuestros ciclos vitales.

En el proyecto IACO está abierto a la participación de estudiantes, familias y aficionados a la astronomía. La finalidad que perseguimos es obtener un mapa de España en el que se distingan los mejores lugares para observar el cielo nocturno, resaltar aquellos lugares en los que la contaminación lumínica es mayor y dónde se deben reducir. Estos objetivos requieren de una participación voluntaria y masiva. Mientras más datos aportemos mejor, y más preciso será el mapa de cielos oscuros de España que resulte de nuestras observaciones.

Todos nosotros como ciudadanos podemos colaborar para mejorar la calidad de nuestros cielos. En primer lugar hay que concienciarse de que no se necesita tanta luz para iluminar nuestras calles. Con este proyecto proponemos participar en unas campañas mediante las cuales los participantes constatarán cómo disminuye drásticamente el número de estrellas visibles conforme nos acercamos a las urbes. La cúpula anaranjada que las envuelve afecta a varias decenas de kilómetros a su alrededor. Y en las grandes ciudades a varios cientos de kilómetros.

La participación en IACO es muy simple

No se necesita ningún instrumento astronómico, es suficiente con los ojos. No cuesta nada, solo invertir unos minutos en contar estrellas. Primero, desde el lugar de observación, nos adaptaremos a la luz ambiente sin usar ninguna luz adicional durante unos 15 minutos. Este es el llamado proceso de adaptación visual. Después miraremos a la constelación de Orión y compararemos las estrellas que vemos con las que vienen en las cartas que se pueden obtener desde la web www.iaco.es.

Resulta muy fácil determinar el brillo de la estrella más débil visible desde un lugar, lo que se denomina la magnitud límite estelar, que nos dará una medida de la calidad del cielo nocturno. Simplemente hay que fijarse en el hecho de que algunas estrellas aparezcan o no en las cartas y anotar el número que le corresponde en una escala de 1 (muy malo) a 7 (muy bueno). Los datos se mandarán vía telemática a www.iaco.es

Del 22 de enero al 4 de febrero, entre las 20 y las 22 horas, se contarán estrellas en las constelaciones de Orión, al sur, y Cassiopea, al norte. Y del 20 de febrero al 6 de marzo, entre las 20:30 y las 22:30 horas, en las constelaciones de Orión, la Osa Mayor y Leo. Conviene practicar las observaciones desde cualquier lugar: desde la residencia, en la calle, en la playa, en el campo, en el casco y periferia urbana, en el entorno rural, etcétera, Mientras más datos se aporten, mejor.

Equipo IACO.

Sociedad Malagueña de Astronomía.

0
0
0
s2smodern