Panorámica de las luminarias en la zona de Tejeda y Artenara el pasado 14 de marzo de 2010 desde el mirador de Degollada de Becerra.

En esta panorámica, realizada con 3 imágenes digitales de 1 minuto a una sensibilidad de 100 ISO puede verse el impacto de la contaminación lumínica en una noche sin luna. Hay que destacar el gran número de luminarias antiguas de color blanco, de vapor de mercurio, frente a las amarillas, de vapor de sodio, menos contaminantes y más eficientes, pero que pierden su efectividad por el exceso de potencia.

Gran cantidad de puntos de luz están en zonas aisladas, simplemente para iluminar una casa. En la zona de La Culata, destacan los focos de la iglesia y campo de fútbol, que iluminan una gran parte de las laderas del Roque Nublo.

Figura 1. Panorámica de la contaminación lumínica en la Cuenca de Tejeda en una noche sin Luna.

Figura 2. La Culata, en Tejeda, y su increible iluminación en las laderas del Roque Nublo.

El no prevenir esta situación, casi hace de la Astronomía una afición a extinguir, ya que  se aprecia en la isla un progresivo empobrecimiento de la calidad del cielo por el aumento de población en el perímetro costero. Este efecto luminoso puede verse perfectamente en la cumbre, haciendo imposible la observación por debajo de los 30º sobre el horizonte cuando no se dan las condiciones meteorológicas adecuadas, como el Mar de Nubes producidos por los alisios.

Ampliar Información:

[1] Plan Insular de Ordenación de Gran Canaria.

[2] Oficina Técnica para la protección de la calidad del cielo (O.T.P.C.) del I.A.C.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0
0
0
s2smodern